miércoles, 24 de febrero de 2010

Amor y odio en la ciencia ficción

Este es uno de esos posts absolutamente personales que tal vez tendrían mejor cabida en otra clase de blog, pero como este es el de CF entonces le figura.

Hace unas semanas, SF Signal publicó el enlace a una entrada de blog donde alguien listaba los autores de CF que menos le gustaban (sus menos favoritos, sería una forma de decirlo), y ahora, con motivo del Mind Meld de los miércoles, John DeNardo de SF Signal pregunta a un grupo de personas cuáles son los libros de ciencia ficción, fantasía u horror que más les gustan y que los demás odian, y cuáles son los que más odian y que a los demás les gustan. No creo que la preocupación de los dos posts sea coincidencia, y en vista de que la pregunta contraria no sólo está gastada sino que además desgasta (es decir, cuáles son tus autores y libros favoritos de CF (léase con vocecita nasal burlona)) y su respuesta suele ser la misma las más de las veces, me parece que vale la pena preguntárselo como ejercicio.

De las respuestas del Mind Meld llaman mi atención, claro, las que por inesperadas sorprenden: ¿de verdad hay gente en este mundo a la que pueden no gustarle Las estrellas mi destino, Babel 17, Pequeño, grande o Marte rojo? Menos mal. Eso sí, uno no quisiera aceptar que, además, haya gente a la que le guste Eragon o Ender, el xenocida o una novela de Forgotten Realms (¡alerta geek!). Pero lo que finalmente deja en claro una lista como esta es lo más obvio de todo, que de tan obvio no se quiere aceptar: que ante el argumento del gusto los cánones no tienen sentido (la versión del canon es la contraria (a saber, que el gusto no es criterio de valoración válido), pero yo al canon no le creo por reflejo). Lo triste es que, desde la pregunta misma, se da por entendido que la respuestas sólo pueden presentarse en términos de disculpa o de desafío; como quien dice, el canon sigue siendo el canon y nosotros la anomalía. En fin.

Pero hay que leer el post de todos modos, aunque sea por los comentarios que se hacen de algunos libros. La valoración que da Jonathan McCalmont de El juego de Ender, por ejemplo, me parece muy acertada.

Ahora, mis respuestas: una ya se la saben quienes me conocen: no acabo de entender el gran mérito de Dan Simmons, especialmente el de Hyperion, como no entiendo el de las novelas de Elric que no sean Portadora de tormentas o, más bien, las novelas de Moorcock que no sean ésa y El programa final. Me gusta el Neil Gaiman de The Sandman (hace poco lo confirmé) y otros cómics (especialmente Violent Cases y Mr. Punch) pero me aburre terriblemente el Gaiman de cuentos y novelas; no he podido despachar completo Smoke and Mirrors, y Coraline (esa fiesta para el resto del mundo) fue una decepción total. Cuando conocí a Heinlein con Tropas del espacio me gustó mucho (soy un poco indiferente a las posturas políticas de los autores como rasero para leer un libro), pero casi no puedo con Forastero en tierra extraña (sexo, discurso, discurso, sexo, discurso, etc.: algo así como The Matrix Reloaded, pero con sexo en lugar de artes marciales). No me gustan Cita con Rama ni Mundo anillo ni Música en la sangre. No soporté Hacedor de estrellas de Stapledon y lo terminé sólo porque soporto menos dejar un libro empezado. No entiendo, tampoco, qué tiene (o se supone que debo ver que tiene) la obra de Michael Swanwick.

Hay muchos autores de los que podría decir cosas parecidas pero, al revisar bien, lo que pasa es que sólo he leído el principio de algún libro que no me convence y que, tal vez en un segundo intento, resulte valer la pena. Y hay autores ultraconsagrados que me son más bien indiferentes, ni los amo ni los odio, ni hago un gran esfuerzo por releerlos: Asimov, Bradbury, Tolkien, Card (me gustó El juego de Ender, pero sus obsesiones me aburren). Dando un vistazo a los autores que se nombraron en el post de SF Signal, me doy cuenta de que mi gusto es (contrario a lo que quisiera creer) más bien canónico, lo que me hace preguntar si será mi gusto: retomando en parte algo que dijimos hace relativamente poco, ¿realmente son buenas La mano izquierda de la oscuridad, El libro del Sol Nuevo y Marte rojo, o queremos creer que lo son (y nos convencemos de ello) porque eso es, como diría Ted Chiang, "lo que se espera de nosotros"?

6 comentarios:

Salva dijo...

Ciertamente, es una forma un poco diferente de hacer la famosa lista de gustos ;)... Por cierto, que para mi, que solo leo novelas en español, es difícil que pueda encontrar un libro que le guste a pocos y a mi me haya gustado mucho, más que todo pues por como funciona el mercado editorial. De pronto, alguna así que yo vea que recibe como improperios de la gente, y a mi me gusto mucho, creo que la más cercana es Luz virtual de Bill Gibson. Más que odiados, yo he leído unos cuantos que me parecen tristemente ignorados en general, como Río de Dioses de Ian McDonald, Bosque Mitago de Robert Holdstock--que sonó solo porque Robert se murió :-(--y El señor de la noche de Tanith Lee.

De las que no me gustan, y son famosas, creo que la más destacada es Duna de Frank Herbert, aunque admito que me dan ganas de releerla, aunque no completa. De los dos libros de Neal Stephenson que he leído en general solo encuentra criticas muy positivas, pero no me gustaron nada xP. A Neil Gaiman, yo no diría que lo “odio” o algo así, más bien se me hace como... aburrido? Sin color?

Por cierto, me llamo la atención que muchos de los “entrevistados” aprovecharon para echar al agua al Señor de los anillos de Tolkien y a Charles Stross.

Salva dijo...

Este es uno de esos posts absolutamente personales que tal vez tendrían mejor cabida en otra clase de blog, pero como este es el de CF entonces le figura.

Me imagino porque hizo esta aclaración x-P. Pero bueno el post me parece 100% adecuado para el blog ;)

F. dijo...

Luz virtual es mi favorita de Gibson. tal vez debí haber dicho justamente que aunque Neuromante me gusta no me emociona montones.

y El señor de la noche es lindísima. nunca entendí por qué no publicaron en español el resto de novelas de ese ciclo.

F. dijo...

acabo de recordar una novela que disfruté mucho y de la que no me habían hablado muy bien quienes ya la habían leído (creo que justamente una de esas personas era Salvador) y de la que tampoco encontré muy buenas reseñas: Hardwired de Walter Jon Williams.

no es que me parezca un gran clásico del género, pero me la habían pintado tan terrible que cuando la leí me la gocé mucho. así que es culpa de quienes hablaron mal de ella. me sentí como repitiendo Neuromante sin necesidad de repetirla. la historia es básicamente la misma, aunque la prosa no.

halsivon dijo...

Para enajenar la polémica (y de lo cual "F" es testigo, recuerdo que la primera vez que leí Hyperión me cautivó demasiado (F mismo tiene parte de culpa de ello, ya que por aquella época hizo bastante publicidad acerca del tema). Alguna vez me atreví a indagar acerca del "top 10" de F en Novelas de Ciencia ficción (recuerdo incluso que se habló de hacerlo para fantasía, por lo cual se generó una discusión adicional de qué era fantasía y qué era ciencia ficción); F entonces no pudo albergar un top 10, y no lo culpo, a discernir entre cuáles le había gustado , había más de 10 novelas, así como aquellas cuyo aporte al género es representativo, mas como novelas no gustaron. Para encender más el tópico tuve que leer 3 veces Marte Rojo para hallar siquiera un 37% del gusto que paralizó a F en su momento con dicha novela. Los Desposeídos tiene para mi mayor estima que la Mano izquierda de la oscuridad, y la dissfrute infinitamente más. Heliconia fue un espiral en ascenso, me gustó más Invierno que verano, y verano que primavera. Coincido con Salva en Dune, leí la primera e intenté leer la segunda, y me he llenado de tedio. Entre las que aborrecí y jamás entendí por qué fueron receptoras de premios Mundo anillo, tan plana como el mundodisco, e infinitamente aburridora. Un caso de conciencia es tan exasperante como el lagarto protagonista nacido en la tierra. Por otro lado Estación de tránsito está entre aquellas que ganaron mi corazón, sin grandes pretensiones pienso que es un buen trabajo. Coincido con F en el comentario acerca de Tropas del Espacio;Empotrados es un gran proyecto, pero que está por encima en mi estima personal que a través del mar de soles e incluso el propio Ender. El Juego de Ender me gustó cuando la leí al principio pero hubo un momento de reflexión posterior que me hizo considerar de que tal vez no era la gran novela que había leído por primera vez.

Salva dijo...

Huy Hardwired! Esa es una novela de las que yo hablo más mal xD Aunque hay un par de cosas que me gustaron, en general me pareció horrible :P.

Se me hizo más parecida a Conde cero pero creo que más por el ambiente (ambas tienen mucha trama en el área rural de un US decadente)