sábado, 4 de abril de 2009

URSULA K. LE GUIN (1968-1972) – Terramar, la trilogía original

Quizá, junto a la trilogía del señor de los anillos de J.R.R. Tolkien, las historias de Terramar de Ursula K. Le Guin, aparecen siempre en los listados de novelas de fantasía, y seguramente, la fama de estos libros hace sombra a la de sus novela CF, y La mano izquierda de la oscuridad y Los desposeídos. Por pura casualidad, Felipe escribió en el último post sobre Un mago de Terramar, así que parece la reseña cae justo en el momento adecuado xD.

La historia de Ged comienza en Un mago de Terramar (1968), que cuenta como se inicio en la magía y fue aprendiz en la escuela de Magos de Roke, y sus primeras gestas como mago, cuando debe enfrentarse a una sombra misteriosa y terrible.

En Las tumbas de Atuan (1971), la historia se centra en Arha, una joven sacerdotisa de un antiguo y moribundo culto asentado junto a un túmulo de piedras conocido como las tumbas de Atuan, que tiene un laberinto construido en su interior.

Mucho tiempo después ocurre la acción de La costa más lejana (1972), cuando Ged es ya anciano, y tiene el titulo de Archimago de la escuela de Roke. Pero el mundo a su alrededor esta perdiendo la magia, y Ged acompañado por el joven Arren, un príncipe, parte en una búsqueda que esperan les ayude a resolver el misterio.

Esta primera parte de la serie (según leí alguna vez, creo en la intro de los cuentos de Terramar, cuando Ursula termino La costa más lejana, no pensaba volver a Terramar) me deja una especie de sentimientos encontrados. Las tres novelitas son muy bonitas, con la generosa destreza literaria de Ursula, y facilidad de lectura de los Young Adult.

La primera novela, me pareció fantástica, es hermosa, y muestra a un Ged que va creciendo como individuo y que aprende a conocerse a si mismo a lo largo de su aventura. Ursula logra dar un reflejo fiel de la vida juvenil, las rivalidades y la amistad, y el ambiente triste alrededor del taciturno Ged en la segunda parte es perfecto. Una novela inolvidable!

Pero las otras dos, son opacas en comparación. La calidad literaria sigue allí, pero si antes el personaje de Ged era fuerte y los sucesos de la novela lo van moldeando. El Ged adulto, y sus compañeros, Arha y especialmente Arren, son muy planos. En Las tumbas... Arha tiene cosas interesantes como la confusión que genera en ella los hechos que suceden a su alrededor, pero el personaje en realidad nunca se transforma, su cambio es de un dogma a otro.

Pero Arren, su única virtud es ser un príncipe. Supongo que es porque en general, no me gustan las historias de “escogidos” o “elegidos” por tal o cual profecía. Arren simplemente va de aquí para allá y al final su triunfo es más gracias a que el es el escogido, a que hubiera hecho algo por si mismo.

Así pues, las tres novelas, son bonitas, y vale la pena leerlas, en especial Un mago... que es excelente, maravillosa, y hermosa, es una de las novelas de fantasía que más me ha gustado. Las otras dos, son piezas muy bonitas, con pasajes muy interesantes, y aunque y y su sola belleza las hace merecedoras de su lectura, tanto la historia como los personajes, especialmente en La costa... no me parecieron buenas.

Licencia Creative Commons