jueves, 10 de enero de 2008

Rejoice (ma non troppo)

[Nota a propósito del post anterior: Borges no se inventó Wikipedia ni internet gracias a Liz Hand, ni de otra manera.]

Estuve buscando por primera vez (no sé por qué no se me había ocurrido antes) libros en Google Beta y me encontré algunas cosas que hace rato quería hojear y que, aunque aparecen incompletas, vale la pena revisar, así sea por el (dis)gusto de toparse con una frase cortada a la mitad en el punto más interesante de un ensayo.
Por ejemplo, encontré On SF de Thomas M. Disch, un libro que está a punto de cumplir varios años en mi lista de antojos y que contiene ensayos y reseñas sobre, ya se habrán imaginado, ciencia ficción. Sin ir más lejos, a partir de la página 141 se puede leer completa la reseña que Disch escribiera de La garra del Conciliador de Gene Wolfe seguida por una, también corta pero sustanciosa, sobre Mona Lisa acelerada y Luz virtual de William Gibson (muy a propósito de la reciente reseña de mi socio de blog). Tristemente el siguiente texto, sobre The Difference Engine de Gibson y Sterling, está cortado.
También pude leer el prólogo de Neil Gaiman a La intersección Einstein de Samuel R. Delany, no muy brillante, como era de esperar, pero justo: digamos que suficiente. De todos modos ya no me atormento pensando en esa edición que no tengo, je. (Estuve tratando de buscar una edición de Dhalgren con vista preliminar, para poder leer de la misma manera el prólogo de William Gibson, pero no fue posible.)
Y recomendaría echarle una ojeada al libro de entrevistas Across the Wounded Galaxies de Larry McCaffery, uno de esos personajillos que sabe hacer hablar a sus entrevistados. Las piezas son largas y por eso ninguna de ellas aparece completa, pero aún así (y esto es algo que se puede decir de los otros libros) los fragmentos que se alcanzan a leer bien valen la pena.
Yo voy a seguir curioseando a ver qué más aparece.

P.S. Acabo de revisitar la vista preliminar de On SF y descubrí que hoy me permite ver menos páginas que ayer. Supongo que es uno de esos mierditos (inserte nombre técnico aquí) que le limitan al computador el acceso. Lo mismo me pasó en Amazon cuando empecé a copiar cuentos de Gene Wolfe, je (pero je triste).

P.P.S. Lo que el anterior post scriptum quiere decir, sin que el despecho lo deje, es que el número de visitas a un mismo libro es limitado.