viernes, 20 de marzo de 2009

En palabras de otros - Robert J. Sawyer

Me aburre oír a algunos fanáticos de la ciencia ficción cuando dicen que la creación de personajes no es importante para este género. De hecho, me parece que, probablemente, es más importante en CF que en cualquier otra forma de ficción. Después de todo, si un autor o una autora no pueden crear buenos personajes humanos es probable que tampoco puedan crear buenos personajes no humanos. El trabajo hecho por Larry Niven en la creación de extraterrestres de ficción es interesante y abre nuevos caminos, pero su habilidad para crear personajes humanos es tan falta de gracia que eso afecta a los no humanos.

Hablemos de los kzinti. En mis clases de escritura de CF los uso como un ejemplo de aquello que llamo la escuela de “el jerbo inteligente”: se toma a un animal terrestre, se hace que camine en las patas traseras y se le da inteligencia, pero la gran mayoría de sus características se deriva de la conducta del animal terrestre. Los kzinti son tigres inteligentes y, la verdad sea dicha, eso equivale a casi el 90% de la creatividad invertida en ellos. (De la misma manera, mis hipotéticos jerbos inteligentes viven en ciudades semejantes a metrópolis, cuya energía es producida por jerbos eruditos que corren dentro de ruedas gigantescas; además, duermen sobre montículos de astillas de cedro y obtienen el agua de tubos que salen de la pared.)

Por lo menos, los titiriteros de Niven son mejores en que no tienen un equivalente físico obvio en la Tierra. Pero son algo que yo llamo “spocks”: se toma una sola de las características que definen la psique humana, se acentúa hasta el punto de excluir todo lo demás y el resultado se considera una raza no humana. En el personaje de Spock la característica era el estoicismo, del cual todos tenemos algo. En el caso de los titiriteros es cobardía, de la cual, una vez más, todos tenemos algo. Cuando Niven quiso hacer un verdadero personaje a partir de un titiritero fue necesario que éste estuviera loco (es el caso de Nessus en Mundoanillo), ya que, ciertamente, no hay lugar para la individualidad en el titiritero promedio: todo su comportamiento queda gobernado por la exageración de una sola característica. Y esto ocurre porque en los humanos el carácter y la personalidad se derivan de las proporciones de nuestros diferentes atributos y de la tensión entre ellos. Los seres definidos por un solo atributo no pueden tener una individualidad significativa.

Para poder entender el alcance de este asunto, además de la razón por la cual los no humanos de Niven son tan insípidos como sus personajes humanos, hay que hacer el ejercicio de definir al Homo sapiens en términos simplistas nivenianos: “omnívoros territoriales obsesionados con el sexo”. Nada mal, pero aún queda por fuera mucho de lo que somos y se excluye, literalmente, a millones de individuos, por lo que resulta difícil considerarla como una definición realmente útil.

Me voy a a dar por impresionado el día en que alguien pueda presentarme una raza no humana capaz de abarcar una diversidad semejante a la de la raza humana (una raza que lo incluya todo, desde Stephen Hawking a Lady Di, pasando por Adolph Hitler, Vanna White, Roseanne Arnold, la Madre Teresa, Tom Cruise, Isaac Asimov, Margaret Tatcher y Jack el Destripador) y que aún así se vea y sienta como algo consistentemente no humano. La verdad, no conozco al autor o autora de CF que lo haya hecho, pero podría apostar que cuando eso ocurra lo hará aquel o aquella de nosotros elogiado por su capacidad para crear personajes humanos.

—Robert J. Sawyer, "Characterization and Aliens"

3 comentarios:

Salva dijo...

Mmmm... Sawyer debería haberse leído para escribir su trilogía Neanderthal xP

elpollohipnotico dijo...

Hola F. Iba a añadir un enlace a este post pero me abstuve al mirar la fuente original y ver la licencia de la web. Qué mal que Sawyer no utilice Creative Commons.

Salva dijo...

En mi opinión, como co-editor de este blog, esta cita es lo que los gringos llaman "fair use".

Podría pasar que algún día los apoderados de Robert para pasar su aburrimiento nos demandaran :P (como hizo LeGuin con BoingBoing), pero en mi opinión, parte de la gracia de los blogs es el "re-posteo" ;), una manera de extender la visibilidad de un blog, y es en ese aspecto que es fair use.