sábado, 13 de noviembre de 2010

MARION ZIMMER BRADLEY (1983) Las nieblas de Avalón

Después de John Steibeck y T.H. White, pareciera que se cerrara el capitulo de la tradición artúrica de Geoffrey, Chretien, la vulgata, y Malory, alrededor de la caballeria medieval. Ahora, quienes han regresado al mito de Arturo, lo han tratado desde un punto de vista más bien de los brito-romanos, tratando de volver a las raíces celtas del mito, y en mayor o menor medida, hacer del mito una narración más mundana. Así es pues "Las nieblas de Avalón" la versión de Marion Zimmer Bradley (bio/biblio) de la leyenda de Arturo.

Toda la historia es siempre contada en primera persona, desde un personaje femenino, en su mayor parte Morgana. Básicamente la historia esta en el canon tradicional Arturico, con algunos cambios, que pueden considerarse mayores o menores según el gusto, por ejemplo Lancelot es puesto como primo de Morgana y Arturo, un tal Kevin hace el papel del “Merlín” de Bretaña (el jefe de los druidas), y el Merlín tradicional es identificado con Taliesin. Balín y Balán no son gemelos, sino hermanos de leche; Mordred es hijo de Morgana (y no de Morgause) y recibe educación como druida, y hace alianza con los Sajones.

Es una buena e interesante versión. En especial, pues trata las cosas desde el punto de vista de las mujeres, es por eso que Morgana es tan importante, pues como el mismo libro explica, las mujeres no eran más que objetos que se cambian, por lo cual, cada vez que aparecen personajes como Ygraine y Ginebra, es claro el gran componente de la frustración. Creo que para quienes les gusta el mito de Arturo, les va a gustar esta novela, y encontraran sin duda partes bien interesantes.

Pero ese también es el lado malo, también encontraran fuentes de frustración. Bradley agrega algunos personajes que no son capaces de soportar la energía del mito, y que siempre parecen como algo agregado. Son Kevin y Cuervo, personajes que ya desde el nombre desentonan con todo. Y de cierta forma, a mi no me gusta mucho la versión de Mordred como hijo de Morgana (yo siempre preferí como hijo de Morgause).

Pero bueno, eso es solo un problema para los geeks del mito xD. Pero en este punto, quiero llamar la atención sobre otro detalle. Bradley quiere mantener el espíritu caballeresco de Malory, pero a la vez (re)introducir el elemento celta de la historia. A nivel narrativo, es muy bueno, pues consigue una gran tensión, entre el mundo pagano de Avalón, y la Bretaña cristiana. Pero a otro nivel, es un poco frustrarte ver como todos los intentos neo-celtas de Arturo, prácticamente ignoran el Arturo celta (como el de Kulwch y Olwen). No se, me imagino que como el Arturo de Malory esta ya tan arraigado, un Arturo celta sería irreconocible.


Licencia Creative Commons